Unidad 1. Módulo 3.

TICs y Educación

Introducción

En las últimas décadas, la inminente revolución sobrevenida por la aparición e inserción de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en todas las áreas (profesionales, académicas, personales, etc.) y de las acciones para su apropiación social y cultural como parte de las líneas estratégicas del Plan Nacional de la Nación Simón Bolívar 2007-2013, han originado la necesidad que las Instituciones Educativas Universitarias (IEU) se acerquen desde diferentes posicionamientos, a la incorporación de éstas para un repensar educativo.

Si bien las TIC a través de diversas plataformas y herramientas digitales, pueden fortalecer y potenciar los procesos académicos, organizativos, de investigación y productivos en las IEU, a la hora de su inserción en cualquier proceso educativo, debemos prever que no es sólo la suma de herramientas y de estructuras técnicas, sino que las TIC son potentes artefactos sociales que transmiten contenido tácito, cabalgan con información explícitamente seleccionada y prescrita, operan con lógicas, criterios y códigos que a su vez propician nuevas formas de constitución de las subjetividades personales y colectivas.

En ese sentido, y en reconocimiento al impacto que su uso pueden tener en la gestión y creación de conocimiento, su asunción requiere de posicionamientos críticos vistos desde una visión amplia y compleja, que abarque de forma integral, no sólo la visión y la valoración que el mercado tenga al respecto. Son entonces, las IEU, desde su complejidad pedagógica, las que irán construyendo y fortaleciendo el hecho educativo a través de las tecnologías.

Esto además implica comprender desde los contextos sociales, culturales y territoriales que van a verse “mediados” por las tecnologías, pues éstas deben significar algo más que empleo de herramientas, deben promover una nueva pedagogía ante contextos cambiantes y realidades diversas; herramientas para la potenciación del subsistema de educación universitario.

Todo este contexto, obliga a detenerse y pensar sobre el uso educativo de las TIC, como garantía de un quehacer deliberado, cuyo fin último es la creación de conocimiento pertinente, situado y transformado, la asunción de una cultura del conocimiento compartido, distribuido, expandido, conectado y por ende nómada y público, al servicio de todas y todos.

 A partir de esa visión, nos permitimos tomar conciencia sobre el impacto de las TIC en el sistema educativo, sus consideraciones tecnológicas y sociológicas,  así como,  el proceso sistemático que analiza el estado actual y las perspectivas de progreso tecnológico en apoyo a la presencialidad y en materia de Educación a Distancia.

 Este conocimiento reflexivo, debe contribuir para que las y los docentes del subsistema de educación universitaria nacional desarrollen una nueva pedagogía, ética y crítica sobre los procesos de implantación y consolidación de propuestas formativas haciendo uso de las TIC.

Todo este contexto, obliga a detenerse y pensar sobre el uso educativo de las TIC, como garantía de un quehacer deliberado, cuyo fin último es la creación de conocimiento pertinente, situado y transformado, la asunción de una cultura del conocimiento compartido, distribuido, expandido, conectado y por ende nómada y público, al servicio de todas y todos.

A partir de esa visión, nos permitimos tomar conciencia sobre el impacto de las TIC en el sistema educativo, sus consideraciones tecnológicas y sociológicas,  así como,  el proceso sistemático que analiza el estado actual y las perspectivas de progreso tecnológico en apoyo a la presencialidad y en materia de Educación a Distancia.

 Este conocimiento reflexivo, debe contribuir para que las y los docentes del subsistema de educación universitaria nacional desarrollen una nueva pedagogía, ética y crítica sobre los procesos de implantación y consolidación de propuestas formativas haciendo uso de las TIC.

Las Tecnologías de Información y Comunicación

Cabero, J. (s.f) define las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), como instrumentos técnicos que giran en torno de los nuevos descubrimientos de la información. En este sentido, se encuentra que éstos posibilitan la creación de nuevos entornos comunicativos y expresivos que le facilitan a los receptores desarrollar nuevas experiencias formativas, expresivas y educativas. Esto se puede producir a través de dos tipos de comunicaciones: la primera, denominada comunicación sincrónica, que se entiende por aquellas que se produce al mismo tiempo entre el emisor y el receptor, y la segunda denominada comunicación asincrónica, que es la que se produce en tiempos diferentes entre el emisor y el receptor. (p. 16 – 17)

 Podemos considerar que las TIC son un conjunto de procesos y productos derivados de las nuevas herramientas (hardware y software), expresadas a través de los medios de comunicación e información que permiten el acceso a diversas fuentes de información y facilitan la comunicación sin importar la distancia entre los pueblos y la ocurrencia de un hecho cualquiera, tal es el caso de la televisión, la radio, el Internet y entornos virtuales de enseñanza aprendizaje (EVEA) entre otros.

Cortés, P. (2004), considera que las TIC son un conjuntos de herramientas que influyen claramente en nuestra percepción e interacción con el mundo, puesto que a través de ellas nos informamos acerca de los acontecimientos actuales a nivel mundial; éstas constantemente, nos acercan a otras manifestaciones de la vida y la naturaleza que, difícilmente, estarían a nuestro alcance, si tal información no estuviese disponible en los medios.

Integrando estas perspectivas y mirando su uso educativo bien podríamos decir que  las TIC son un conjunto de herramientas electrónicas e informáticas que permiten el acceso a la información y a redes de conocimiento, como mecanismos estratégicos para difundir de manera masiva y sistemática el conocimiento de ciencia, tecnología e innovación, y estimular el pensamiento científico y el interés de la sociedad hacia los temas científicos y tecnológicos, así como el respeto y reconocimiento social de los pensadores, intelectuales, científicos e innovadores populares que contribuyen con la creación de una sociedad del reconocimiento sólida y equitativa para el país.

Ahora bien, el acto de elegir las TIC se halla impregnado de posicionamientos culturales, políticos, ideológicos, ideas que se renegocian y resignifican dentro de la heterogeneidad de usos e interacciones que con ellas tenemos. En palabras de Bijker (1995):

“Un proverbio fundamental para esta investigación es aquel que nos invita a no tomar el significado de algún aparato técnico o sistema tecnológico como inherente a la misma tecnología. Por el contrario, uno tiene que estudiar cómo las tecnologías toman forma y adquieren sentido dentro de la heterogeneidad de las interacciones sociales. EI mismo principio podría encontrarse, en otras palabras, en la metáfora de la red infinita que constituyen ciencia, tecnología y sociedad para exhortar al investigador a no aceptar a-críticamente las distinciones entre, por ejemplo, lo técnico y lo social tal y como se presentan en una situación determinada. (página. 6)

El planteamiento de Bijker nos lleva a considerar lo que entendemos por Tecnologías, incluyendo las TIC y lo que hacemos con ellas desde la mirada educativa. Esto no es precisamente el resultado de simples procesos técnicos y electrónicos, ni de sus cualidades intrínsecas originarias, sino producto de negociaciones y tensiones políticas, técnicas, sociales, comunicacionales, culturales, económicas y legales, en donde las y los actores sociales, inciden de manera que en él se vean reflejados sus aportes. Por esta razón, es necesario que las sociedades analicen los cambios y las consecuencias que pueden derivarse del uso de las TIC, de modo que con ellas se alcancen las metas de desarrollo bajo una planeación estratégica, pero atendiendo a las necesidades sociales y culturales de los colectivos y de las personas.

Y es entonces que al comprender que las TIC son una importante fuente de posible incluso alienación, tenemos que estar conscientes que en ocasiones no sólo mejoran por los avances de tecnológicos sino que éstas se vuelven masivas, conectadas y distribuidas a veces sin advertir su poder ante las sociedades del mundo.

Con el paso de los años una de las tecnologías más poderosas como lo es la Web (Internet) ha impulsado de forma notable procesos educativos, evolucionando y transformándose en realidades tangibles y visibles. Sin embargo, no estamos en ocasiones muy claros (por la prisa que llevan estos procesos) de cómo ha evolucionado tan importante y ahora necesaria tecnología:

 ¿Conocemos de qué forma se ha transformado?

 La evolución de la Web, el cual actualmente son medios necesario que han sustituido actividades cotidianas como ir al banco. Pues éstas, iniciando con la Web 1.0  es una forma muy básica, en el que a través de navegadores recorremos Internet. Después surge el HTML que hizo de las páginas Web más gráficas y amigables.

 Esta Web 1.0 es la que empleamos sólo de lectura, pues no se interactúa con el contenido de la página. En este tipo de Web, sólo los programadores e informáticos, hacen cambios, suben y modifican la información.

Ahora bien, luego de iniciar el recorrido a través de la Web 2.0, que está asociada básicamente con un fenómeno social, basado en la interacción que surge a partir de diferentes aplicaciones web, que facilitan compartir información,  con diseños más centrados en el usuario. Las comunidades, los servicios, los aplicaciones, las redes sociales, los servicios de alojamiento de videos, las wikis, blogs, entre otros, son un claro ejemplo de lo que denominamos Web 2.0. Mediante esta Web, las y los usuarios pueden interactuar con otros usuarios o cambiar contenido del sitio web, en contraste a sitios web no-interactivos donde las y los usuarios se limitan a la visualización pasiva de información que se les proporciona.

Posteriormente y actualmente, aún potenciándose, vemos el fenómeno de la Web 3.0 que es un neologismo que se emplea para describir la evolución del uso y la interacción en la red a través de diferentes caminos. Ello incluye, la transformación de la red en una base de datos, grandes cambios que han permitido hacer de la información y los contenidos, realidades accesibles por múltiples aplicaciones. Estos cambios nos permiten hoy en día, el empuje de las tecnologías de inteligencia artificial, la web semántica, la Web Geoespacial, o la Web 3D, entre otras.

Sí casamos lo que estas Web actualmente implican en nosotros, podemos considerar entonces, que el uso de éstas tecnologías, conllevan a procesos de enseñanza y aprendizaje que pueden ser muy diversos. Sin embargo no debemos obviar que como proceso educativo, no estamos sólo direccionando la educación por el uso de las redes, sino que deben responder a  necesidades culturales y socio-económicas, que permitan crear nuevos modelos de producción de conocimiento científico-tecnológico, entre otros.

 Ahora bien, esta evolución ciertamente ha generado grandes cambios, contribuyendo a impactar el uso educativo de las TIC. Pero, ¿Cómo han sido esos procesos?

El uso educativo de las TICs y su impacto

El impacto de las TIC en nuestras sociedades se hace sentir en la fuerza e influencia que tienen éstas, en las diferentes áreas o ámbitos de las estructuras sociales en las que están surgiendo, produciéndose una interacción constante entre la tecnología y la sociedad. Esta influencia ha sido claramente considerada por Kranzberg, en su ley sobre la relación entre tecnología y sociedad:

 “La tecnología no es buena ni mala ni tampoco neutral” (1985), pero esta relación no debe entenderse como una relación fatalista y determinista, sino como una relación que nos conduce a nuevas situaciones y planteamientos que deben llevarnos a través de la investigación y el análisis de sus efectos a tomar posiciones que marquen el camino y la dirección a seguir atendiendo a la sociedad que deseamos construir.

Este proceso impulsado por las TIC, es cada vez más creciente y se debe en buena medida a su versatilidad y formas de incorporación. Poseen una inmensa capacidad de representación y expresión antes impensadas, visualizando las consideraciones que realiza Montero (2006) comprendemos que todos los instrumentos tecnológicos que precedieron a esta época supusieron una revolución en su momento. El impacto de las TIC en la sociedad es comparativamente mayor tanto por sus características de globalización, como por su rapidez de penetración en el tejido social,  crecimiento y consolidación.

En el contexto educativo las TIC son acogidas desde las enormes potencialidades para enriquecer la formación universitaria, en vista del conjunto de herramientas en ellas presentes que permiten trascender a los espacios físicos del aula de clase para interactuar, trabajar, divertirse, comerciar, investigar, estudiar y formarse; todo ello, sin importar las barreras espacio – temporales, tal como lo señala Echeverría, (2000) quien visualiza en las TIC un tercer entorno que está creando nuevos escenarios y posibilidades que son plenamente reales por su impacto sobre las sociedades y las personas, aún cuando se produzcan en un medio que no es físico y corporal, sino electrónico y representativo.

Enfocada desde su potencialidad, la relación entre Web y los sistemas educativos puede también caracterizarse como necesaria al ofrecer un espacio común de producción y distribución de información y de posibilidades de creación en redes (creación de conocimiento). La riqueza del espacio ofrecido mediante el Internet es acogido por los sistemas educativos y los más clásicos se están movilizando hacia el potencial infinito que las tecnologías digitales pueden ofrecerle para:

1-Publicar y compartir información y contenidos facilitados por docentes y estudiantes

2-Facilitar la comunicación horizontal y vertical,  estudiantes – estudiantes, estudiantes – docente, docente – estudiantes, estudiante-grupos, grupos-grupos.

3-Utilizar recursos multimedia (audio, imágenes y video).

4-Facilitar el intercambio y el trabajo colaborativo de las y los estudiantes.

5-Permitir el seguimiento de las actividades realizadas por cada estudiante.

Ahora bien, como la innovación educativa es parte necesaria de los procesos educativos ya que de estos se desprenden formas de construcción del conocimiento, debemos hacer mención de algunas tendencias, entre las que encontramos:

1.- Blended Learning o Aprendizaje Mixto: se realiza a través de la asistencia presencial y la asistencia virtual para los procesos de aprendizaje. Regularmente se estructuran de forma planificada y organizada (curricularmente) para lograr alcanzar los propósitos de aprendizaje previstos.

2.- Rapid Learning o Aprendizaje Rápido: se emplea directamente a través del Internet (la red) para la formación y en la que se involucran directamente los denominados expertos en contenidos o libros vivientes.

Mediante herramientas colaborativas de forma sincrónica o asíncrona se generan las píldoras formativas ,las cuales reducen mucho el tiempo de producción permitiendo a las y los estudiantes conocer sobre áreas o temas específicos.

3.- Mobile Learning (m- learning) o Aprendizaje Móvil:  forma parte de la innovación en este sector que integra lo que ya hemos definido como aprendizaje en línea con los dispositivos móviles de comunicación (teléfonos móviles, agendas electrónicas, reproductores mp3, etc.) Con estos se pretende producir experiencias educativas en cualquier momento o lugar. Mediante el empleo de audio las y los estudiantes tienen un mayor acceso a la formación (formal o informal) al no poseer las condiciones que permiten la presencialidad o en espacios educativos que tengan difícil acceso.

4.- Workflow Learning o Aprendizaje Informal: entremezclan las definiciones de aprendizaje planificado y trabajo. Puede visualizarse como píldoras de conocimiento ante tareas o actividades específicas. Regularmente este tipo de estrategia se emplea en tiempo real o en el contexto donde se encuentren las y los estudiantes.

El impacto de las tendencias mencionadas ha sido tan amplio en las sociedades que incluso nuestra forma de ver la realidad se ha visto afectada. Oscar Ramón (2007) nos llama a la reflexión a través de la tendencia del U – learning.

Con estas tendencias nos sumergimos en más y más consideraciones entre la relación TIC – Educación. Autores como Pere Marqués Graells, (2000) consideran otras implicaciones, que nacen a través del uso educativo de las TIC, quienes han generando un impacto social significativo, por lo que debemos además contemplar:

Importancia de la “escuela paralela” (transparencia): vemos como un poderoso entorno de educación informal ejerce una continua influencia sobre los miembros de esta sociedad y encierra un gran potencial de creatividad y desarrollo personal. Gubern, (1987) se refiere a los nuevos medios tecnológicos como “densa y omnipresente iconosfera contemporánea que tiende a reemplazar nuestra experiencia directa de la realidad por una experiencia vicarial e indirecta de la misma, intensamente mediada (y por lo tanto interpretada), en forma de mensajes manufacturada por expertos de las industrias culturales, aunque oculten celosamente su condición de filtrada, manipulada o tergiversada” (1987: 400)

 Nuevas competencias tecnológicas (brecha digital): las IEU no sólo pueden contribuir con sus instalaciones y sus acciones educativas (cursos, talleres…) a acercar las TIC a colectivos que de otra forma podrían quedar marginados.

Para ello, además de asegurar la necesaria alfabetización digital de todos los actores educativos, deben facilitar el acceso a los equipos informáticos en horarios complementarios extraescolares a los estudiantes que no dispongan de ordenador en casa y lo requieran. Ya hemos visualizado que las TIC junto con las personas han evolucionado, por lo que las IEU deben permitir ese desarrollo progresivo fomentando las nuevas realidades y los contextos de enseñanza y de aprendizaje.

Uso de las TIC en educación (nuevos roles): con el uso de las TIC, estamos viviendo una realidad diferente: no aprendemos sólo para la vida sino que aprendemos toda la vida, pues cada paso a través de las tecnologías nos lleva hacia nuevos saberes; entonces vemos que incluso los roles educativos cambian, pues no estamos viviendo las experiencias docentes como conocedores absolutos del saber, sino que nos estamos permitiendo ofrecer una multidireccionalidad del conocimiento entre los actores involucrados en el acto educativo: docentes, estudiantes, comunidad.

Hay entonces un cambio de realidades, con la educación mediada con las TIC, pues se han abierto canales para optimizar los procesos educativos, teniendo especial conciencia de que éstos permiten cambios pero debemos hacer también adaptaciones para ello.

Javier Echeverría (2001) (citado Pere Marqués Graells, 2000) Para quien el auge de las tecnologías y en especial el advenimiento del “tercer entorno” (el mundo virtual) tiene importantes incidencias en la educación. De entre ellas destaca:

  •  Exige nuevas destrezas. El “tercer entorno” es un espacio de interacción social en el que se pueden hacer cosas, y para ello son necesarios nuevos conocimientos y destrezas. Además de aprender a buscar y transmitir información y conocimientos a través de las TIC (construir y difundir mensajes audiovisuales), por lo que hay que capacitar a las personas para que puedan intervenir y desarrollarse en los nuevos escenarios virtuales.
  •  Seguirá siendo necesario saber leer, escribir, calcular, tener conocimientos de ciencias e historia, etc., pero todo ello se complementará con las habilidades y destrezas necesarias para poder actuar en este nuevo espacio social telemático.
  • Posibilita nuevos procesos de enseñanza y aprendizaje, aprovechando las funcionalidades que ofrecen las TIC: proceso de la información, acceso a los conocimientos, canales de comunicación, entorno de interacción social. Además de sus posibilidades para complementar y mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje presenciales, las TIC permiten crear nuevos entornos virtuales de aprendizaje, que elimina la exigencia de coincidencia en el espacio y el tiempo de docentes y estudiantes.Demanda un nuevo sistema educativo (una política de aprendizaje y enseñanza en línea) con unos sistemas de formación en el que se utilizarán exhaustivamente los instrumentos TIC, las redes telemáticas constituyen unidades básicas del sistema (allí los estudiantes aprenderán a moverse e intervenir en el nuevo entorno), se utilizarán nuevos escenarios y materiales específicos (en línea), nuevas formas organizativas, nuevos métodos para los procesos educativos. Habrá que formar educadores para trabajar a través de nuevas redes.

Aunque las escuelas presenciales seguirán existiendo, su labor se complementará con diversas actividades en estos nuevos entornos educativos virtuales (algunos de ellos ofrecidos por instituciones no específicamente educativas), que facilitarán también el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Exige el reconocimiento del derecho universal a la educación también en el “tercer entorno”. Toda persona tiene derecho a poder acceder a estos escenarios y a recibir una capacitación para utilizar las TIC.

Toda acción educativa es un acto pedagógico, que debe formularse con propósitos y alcances claros. No se trata de sólo emplear las TIC, ya que de esa forma no se garantiza la calidad ni de la enseñanza ni del aprendizaje.

 Lo que implica el uso de las TIC, puede ser bueno y bondadoso pero debemos considerar que éstas al estar inmersas en procesos educativos, pueden incluso tender a la degradación por su uso pedagógico, considerando:

Por eso y otras razones hoy nos inquieta más el uso pedagógico que el tecnológico. El problema, no obstante sigue siendo respondernos: ¿Cuál es el uso pedagógico más apropiado? ¿Cómo hacer uso de las TIC para construir un diálogo consigo mismo y  con los otros? ¿Cómo comprometernos y accionar en un rol protagónico de la época en que vivimos, creando, recreando y decidiendo sobre los temas fundamentales que marcan su tiempo y de los cuales se derivan tareas concretas que debemos asumir con perspectiva y reflexión crítica en pro de la transformación de si mismo y de nuestro contexto?.

 La respuesta en palabras de Fainholc:

“Se trata de adoptar una identidad conceptual derivada de un concierto interdisciplinario de teorías de las ciencias sociales más que de la ingeniería y los sistemas, para engrosar, dentro del marco de la teorías postmodernas, lo que como se dijo se podría llamar, una “Tecnología Educativa Apropiada y Critica” – TEAyC- para la producción de saber mediado tecnológicamente, superando la obsesión eficientista de la instrumentalización en general y en la enseñanza, para articularla a los valores ideológicos, objetos culturales, contextos sociales de uso, etc. para entender a la educación como un fenómeno socio-político y cultural (Ibidem, 2006, p. 62)

Esto desde la propuesta de la autora antes mencionada consiste en hacer un uso de las TIC para:

1-Desarrollar una pedagogía práctica de la ética comunicativa, reconstructiva y crítica, de respeto a la diversidad, multiculturalista para la convivencia solidaria.

2-Apropiarnos de recursos tecnológicos a escala humana propiciando equidad, participación igualitaria y autodominio personal y colectivo.

3-Resignificar la incertidumbre para superar fragmentaciones diversas y ampliando la reflexión y la lucidez junto a otras formas de pensamiento teórico-práctico.

 4-Desmitificar epistemológicamente la navegación interactiva e interconectiva para fortalecer la lectura crítica y la comprensión, en apuestas hermenéuticas.

5-Construir una “telemática-global” por mediaciones/negociaciones significativas y valiosas para el desarrollo socio-cognitivo en la práctica cotidiana.

6-Desarrollar la moral autónoma y la autorregulación racional y madura en contextos educativos meta técnicos

Impacto en la Realidad

Otros aspectos a considerar:

Caballero, S. (2011) en su libro Educar en clave X.0, menciona tres (3) supuestos fundamentales:

  1. Ya no se lee, ni se escribe igual.
  2. Ya no se enseña, ni se aprende igual.
  3. Hay un salto ético en la escuela sobre la base de la integración de la escuela a la comunidad.

Con la digitalización ya no se lee, ni se escribe igual.  La tensión generada entre lo presencial y lo virtual surge del hecho  comunicativo a partir de la emergencia del lenguaje digital, en éste  la escritura incorpora elementos del habla, y la oralidad elementos y  signos de la escritura. Lo digital permite la integración simultánea de  palabra-sonido-imagen-video, hace énfasis en la intención, el tono y  el gesto.

A modo de ejemplo, tenemos los chats y el intercambio de  palabras e iconos, a los que se suma la imagen en tiempo real a través de la videocámara.

La intención de este texto es potenciar la formación en el ámbito escolar, a través de la integración del lenguaje digital y los espacios virtuales  con los ambientes de aprendizaje presenciales, lo que se conoce como  Blended learning o b-learning.

Como muestra de la emergencia de una nueva lectura y escritura, llama la atención:

En cuanto a la lectura, se observa con asombro a niños  que aún sin “saber leer y escribir” manejan computadoras y más  recientemente ltablets, ellos saben donde hacer clic para ir a su lugar  de juegos. De allí, surge como pregunta: ¿qué leen?, ¿cómo leen?. Lo que hace pensar que se está en presencia de nuevos símbolos y  códigos que pueden ser leídos, algo más que, incluso, la linealidad  discursiva a la que obliga la lectura tradicional, podría decirse que la hipertextualidad permite profundizar e indagar hacia nuevos  aprendizajes, problematizándose la búsqueda cada vez que una meta de conocimiento es alcanzada, pues con cada nuevo clic se generan múltiples rutas a ser exploradas.

En cuanto a la escritura, surgen herramientas de  comunicación, disponibles en forma gratuita, como Skype, Yahoo,  Google y espacios de interacción que combinan el correo con el  audio y el video y permiten potenciar esta forma de comunicación,  a la vez, nueva gramática digital.

Es importante, hacer mención a  la nueva geometría de la escritura caracterizada por la síntesis de  las palabras y su necesaria combinación con símbolos, esta es una  nueva taquigrafía que cambia y se adecúa al momento y al contexto  cultural, propia de los chats en línea. En esta nueva escritura no se necesita un lápiz, ni los cinco dedos de una mano, pues los jóvenes pueden escribir con el dedo pulgar, incluso sin ver el móvil.

Vemos entonces que ya no se enseña, ni se aprende igual. Estos dos elementos a saber son clave a la hora de argumentar este supuesto: el primero, relacionado con el docente y su rol dentro del aula; y el  segundo, al hecho educativo (la alfabetización, la transmisión de  conocimientos y los métodos de aprendizaje):

 En el primero, es fundamental comprender el rol que desempeña el docente dentro del aula como mediador, a la vez, sujeto  de aprendizaje, puesto que el construye y actualiza su conocimiento  en conjunto con sus participantes. En otras palabras, él se convierte en parte activa del proceso de aprendizaje.

En el segundo, vinculado al hecho educativo y su relación a los ambientes de aprendizaje. Allí, el trabajo colaborativo, las estrategias de integración, lo transdisciplinario y el conocimiento  compartido y construido en red (conocimiento redificado) potencian el ejercicio grupal, en tanto que vida social y valores compartidos de  participación, dignidad, cooperación y diversidad, entre otros.

Hay un salto ético en la escuela sobre la base de la integración de la escuela a la comunidad: Aquí se plantea, elementos de orden ético, pues el sujeto de aprendizaje  entra en interacción con otros fuera del ámbito escolar, se trasciende la  frontera escolar, dando paso a nuevas posibilidades de integración entre  la escuela y la comunidad. Se podría plantear esto como un salto ético  (Esté, 2006), donde la escuela participa en forma activa de las decisiones  de su comunidad inmediata y del planeta, a la luz de una nueva cultura de lo planetario-global, caracterizada por las fronteras difusas.

 En tal sentido, el salto ético se realiza cuando el sujeto crea su  propio recorrido de aprendizaje lo que le conduce a una nueva fase  de intercambio e interacción como ciudadano, donde la otredad  transciende la frontera escolar, y la biblioteca se compone de una  ciberteca extensa e infinita dándole la posibilidad de apropiarse de  nuevos valores éticos y estéticos, de nuevos significados y prácticas. Ejemplo de ello sería, proyectos inter – escolares para el intercambio de experiencias y costumbres, concursos de innovación que promuevan proyectos vinculados a problemas comunes.

El ser humano inventó la televisión y el cine como prolongación del sentido de la vista (llegar más allá de donde puedo ver), la radio y el teléfono (más allá de donde puedo oír y hablar), el coche, tren, avión para llegar más allá de donde llegan mis pies y el ordenador para llegar más allá de donde llega mi cerebro. Una Palm no es otra cosa que un cerebro portátil que me recuerda las reuniones que tengo o los teléfonos de mis clientes y contactos.

Aprender a través de una computadora no tiene nada que ver con aprender en el aula, son medios diferentes que exigen enfoques diferentes.

 Aprender haciendo uso de las TIC no significa leer en la pantalla del ordenador lo que antes leíamos en un papel.

Ni multimedia (animaciones espectaculares, sonidos, imágenes, videos) es sinónimo de aprendizaje, ni la tecnología es capaz de inyectar el conocimiento como quien se pone una vacuna.

Inmigrantes Digitales educando a Nativos Digitales

De acuerdo a (Prensky, 2009), los nativos digitales son los jóvenes que nacieron con la tecnología y la fluidez en el lenguaje digital de las computadoras, los videojuegos e Internet. Los inmigrantes digitales son los que hablan el idioma digital, pero que presentan dificultades para entender y expresarse de forma digital. Para este autor, el mayor problema es que hay diferencias entre las necesidades de los nativos digitales y las decisiones educativas adoptadas por los inmigrantes digitales.

 La mayoría de nuestros estudiantes han crecido rodeados de las tecnologías, en su entorno figuran elementos tecnológicos como cámaras, videojuegos, celulares, computadoras, internet etc. Resultando inevitable, la incidencia que ha tenido este entorno y su interacción con él, sobre la manera de pensar, analizar y procesar la información, en relación con sus predecesores (inmigrantes digitales).

 De acuerdo a varios autores, el cerebro de los nativos digitales es diferente, y con poca probabilidad de que en un mundo globalizado y con la constante presencia a todos los niveles de éstas tecnologías, puedan retroceder en su manera de estructurar la información. Por ello, se ha originado  una brecha digital que separa a estos los nativos de los inmigrantes digitales, esto se ve reflejado dentro de la escuela entre los estudiantes (nativos digitales) y docentes (inmigrantes digitales).

Vemos entonces cambios en las estrategias docente y en los medios o herramientas, pero ¿por qué resultan diferencias notorias entre Nativos Digitales e Inmigrantes Digitales?

Herramientas Web 2.0 – Pedro Cuesta Morales (UVigo)

Prensky, Marc. (s/f) p.6, lista algunas características tales como:

  1. Quieren recibir la información de forma ágil e inmediata.
  2. Se sienten atraídos por multitareas y procesos paralelos.
  3. Prefieren los gráficos a los textos.
  4. Se inclinan por los accesos al azar (desde hipertextos).
  5. Funcionan mejor y rinden más cuando trabajan en Red.
  6. Tienen la conciencia de que van progresando, lo cual les reporta  satisfacción y recompensa inmediatas.
  7. Prefieren instruirse de forma lúdica a embarcarse en el rigor del trabajo tradicional.

Estas características, bastante particulares, no son sólo una presunción del autor; Prensky, Marc. (s/f) p. 13, afirma que existen, razones de orden neurobiológico. Aunque  la mayoría de los actuales educadores creció con la idea de que el cerebro humano no cambia fisiológicamente por la estimulación recibida del exterior (sobre todo después de los tres años) de edad, ahora esa teoría parece superada e incluso desmentida.

 Según las últimas investigaciones en neurobiología, ya no queda ninguna duda de que ciertos tipos de estimulación modifican las estructuras cerebrales y afectan a la forma en que las personas piensan; además, estas transformaciones no son coyunturales, sino que permanecen a lo largo de toda la vida. Dicho de otro modo: “El cerebro humano es enormemente plástico”

Así pues, el cerebro puede ser constantemente reorganizado (se emplea también el término recableado). Debido a su plasticidad cambia y se reorganiza a partir de los distintos estímulos que recibe. De ahí que la antigua creencia de que tuviéramos un número fijo de células cerebrales, que van muriendo una a una, haya sido abandonada, en virtud de los estudios que demuestran que nuestra provisión se repone constantemente y que el cerebro se reorganiza a lo largo de toda la existencia (fenómeno que se define como neuroplasticidad).

Con estas afirmaciones de  Prensky y en las que coinciden otros autores, se puede decir que ¡Las TIC están cambiando nuestro cerebro!

 En un artículo encontrado, se especifican que son al menos 12 cambios en el cerebro conectado, lo que nos está ocurriendo gracias al empleo de las TIC. Haz clic en el siguiente enlace, para ampliar la información.

12 cambios en el cerebro conectado

Como una proyección de lo que estamos viviendo en muchos contextos y realidades, estudios que se han realizado demuestran cómo los hoy nativos digitales, van hacia una proyección en el uso de las TIC mucho más innovadora y creativa. Veamos el siguiente artículo, haciendo clic en el siguiente enlace.

Nativos, visionarios digitales

Ahora bien, vemos que la realidad que evidencian los nativos digitales en cuanto a los inmigrantes es que el uso de las TIC cada día se vuelve una realidad tangible. Pero además recorriendo  algunas consideraciones de personas estudiosas del área, nos topamos con una teoría que nombra el APRENDIZAJE INVISIBLE .

 Nos preguntaremos entonces: ¿Qué tienen que ver la educación y el uso de las TIC con esta teoría en construcción?

 Pues a nuestro parecer, hay una acercamiento bastante importante de la realidad ofrecida por las TIC y el aprendizaje invisible. ¿Cómo sucede eso?.Pues,con el pasar del tiempo, las teorías nos están llevando hacia: “Aprendemos de todos, por todos, acerca de casi cualquier cosa”. De esta forma se construye un modelo de educación informal basado en comunidades de aprendizaje, bajo los principios de apertura, transferencia horizontal del conocimiento e inclusión, donde se ofrece formación gratuita.

Podemos decir que el Aprendizaje Invisible es una propuesta conceptual que pretende integrar diversas perspectivas en relación con un nuevo paradigma de aprendizaje y desarrollo del capital humano, especialmente relevante en el marco del siglo XXI.

 Veamos la siguiente presentación que nos ayudará a visualizar esta definición de una forma más clara:

Presentación en ISSUU

El co-autor del libro “Aprendizaje Invisible: Hacia una nueva ecología de la educación”, Cristobal Cobo, propone algunas ideas innovadoras, paradigmas de aprendizaje y de desarrollo de capital humano.

Muy estrechamente ligado a la teoría del aprendizaje invisible, encontramos otro término de referencia hacia el uso educativo de las TIC, mediante el CONOCIMIENTO DISTRIBUIDO Y CONECTADO.

Según afirma Battro, A. (1997): Toda educación se imparte siempre dentro de una comunidad, de manera que tanto el establecimiento escolar como el universitario son, de hecho, ámbitos abiertos, no forman enclaves cerrados. Pero una cosa es abrirse a la pequeña comunidad medieval o a la sociedad industrial y nacional del siglo XIX y otra a la nueva sociedad posindustrial y planetaria del siglo XXI. Las exigencias educativas de la comunidad varían en cada época y los recursos materiales e intelectuales disponibles para la educación cambiarán en consecuencia.

 Es ilustrativo pensar a la escuela expandida como un organismo vivo apoyado en dos bases, el establecimiento educativo (escuela) y la comunidad de sus alumnos y docentes (casa). Llamaremos “escuela expandida” a la unión entre la escuela y la casa. Siempre ha existido y seguirá existiendo la escuela expandida, la novedad es que ahora la nueva onda de expansión transita por carriles tecnológicos de alta complejidad. Intentemos una recorrida esquemática por la historia de la escuela expandida desde el punto de vista tecnológico.

En el siglo pasado y en gran parte de este, la escuela (incluimos bajo este término a toda la enseñanza primaria, secundaria y técnica) era un ambiente privilegiado que concentraba el conocimiento dedicado a la educación del niño y del adolescente. Hay infinidad de ejemplos que prueban esta tesis en las comunidades más variadas del mundo entero. Pero, además, la escuela concentraba no sólo el conocimiento sino también las “herramientas pedagógicas”, es decir, la tecnología imprescindible para impartir la enseñanza: pupitres, libros, lápices, plumas, tinteros, tinta, cuadernos, pizarrones, tizas, mapas.

 En las casas estos instrumentos eran escasos o inexistentes. Lamentablemente, un recorrido por el mundo nos demuestra que en muchos lugares aún perdura esta situación dual, propia del pasado donde el hogar carece de lo elemental.

Este hecho es tremendamente injusto y configura nuestra mayor deuda internacional. En estas comunidades olvidadas, la escuela, cuando existe, sigue concentrando todo el conocimiento y la tecnología educativa como en épocas pasadas.

Cuando la sociedad comenzó a prosperar, el conocimiento también empezó a distribuirse mejor, junto con la tecnología adecuada, entre la mayor parte de los ciudadanos. Al aumentar la capacidad de ahorro de la comunidad, las familias se equiparon con la mejor tecnología mientras que las escuelas, por diversas razones, no siempre fueron capaces de seguir esta tendencia. La escuela, especialmente en este fin de siglo y en las comunidades más avanzadas, ha dejado de ser el espacio privilegiado y único para aprender y enseñar. Su importancia relativa en la transmisión del saber ha comenzado a mermar en forma significativa al perder el monopolio del conocimiento. Este cambio de roles es positivo porque la escuela del futuro, desligada de muchas imposiciones curriculares, gracias a un mejor empleo de las nuevas tecnologías digitalesa distancia para impartir conocimientos, será cada vez más importante en el proceso de socialización de los niños y adolescentes.

Se convertirá en un ámbito de encuentro más creativo y abierto al mundo. Su mayor privilegio será, precisamente, el de poder reunir a algunos para comunicarse con muchos.

Hoy la cantidad y calidad de la tecnología disponible en las casas para enseñar y para aprender es más que suficiente. El problema es que no siempre se sabe aplicar esta tecnología con fines educativos. Debemos reconocer que la escuela expandida es rica en equipamientos y pobre en ideas sobre sus usos educativos. Este es un dato de la mayor importancia frente a nuestra penuria crónica en materia escolar. Incorporemos pues cuanto antes esta enorme inversión familiar al proceso educativo. Para ello la escuela deberá realizar inversiones inteligentes que complementen o suplementen lo que ya existe en el hogar.

 Y la inversión más importante no es en máquinas sino en ideas.

Para llegar al próximo estadio de la educación en el siglo XXI deberíamos, primero, lograr una inversión equilibrada en equipamientos informáticos tanto en la escuela como en la casa. Segundo, conectar la casa con la escuela y a las escuelas del mundo entre sí por los medios de comunicación más avanzados. Lo repetimos, en lugar de ladrillos tendremos que aprender a invertir más y mejor en comunicaciones: bits por segundo versus metros cuadrados.

En la actualidad sólo algunas universidades avanzadas se han atrevido a impartir sus cursos a distancia, otorgar títulos y certificados, a través de redes digitales y videoconferencias. En cambio, las pocas experiencias digitales a distancia realizadas con establecimientos secundarios o técnicos son claramente insuficientes.

 La sociedad global exige imperiosamente que esta situación se revierta cuanto antes.

En efecto, para mantener un diálogo educativo genuino y satisfactorio, es preciso mantener la continuidad del programa a distancia pero comprobamos que los costos de mantenimiento de la red y de las comunicaciones son aún demasiado altos para la mayoría de las instituciones de enseñanza. Sólo la des regulación de las comunicaciones y la sana competencia podrán cortar el nudo que encadena a la educación a un modelo presencial inmutable y retrógrado.

Educación en Línea, Virtual, y/o de Aprendizaje Interactiva

Debemos reconocer que no es sencillo definir de una sola forma lo que para nosotros es  un proceso de formación integral e integrado que ofrece modelos alternativos, mediante el uso educativo de las TIC, ya que cuando abordamos temas educativos, no necesariamente debemos coincidir en términos exactos, en especial en cómo la abordan las diversas IEU, debido a que pueden emplear términos como: educación a distancia, educación mixta, educación virtual, educación mediada por las TIC, educación en línea, etc.

 Lo que si conocemos de antemano, es que en cualquiera de esas definiciones hay un hecho pedagógico y herramientas tecnológicas, que permiten potenciar el saber.

Sin caracterizar demasiado los que definimos como uso educativo de las TIC, debemos tener lo suficientemente claro que NO ES APRENDIZAJE EN LINEA:

¿Por qué definir antes lo que no es el aprendizaje en línea?, pues muchas veces los términos o palabras al igual que los enunciados pueden darnos una idea del contexto, sin embargo el término debemos definirlo como:

 Un proceso formativo que debe ser planificado, organizado, seguido, apoyado y valorado sirviéndose de los medios necesarios para hacer posible una comunicación lo más completa posible entre aprendiz y docente. El medio que materializa dicha comunicación es comúnmente el ordenador que está conectado en red, aunque hoy en día existen distintos aparatos que realizan las mismas funciones, incluso con conexión inalámbrica. (Barbera, E. 2008, p. 13)

Ahora bien, si visualizamos la definición de Kaplún, G. (2005)  en el que afirma que las acciones de aprendizaje en línea son, ante todo, acciones educativas: tienen sentido si, y sólo si, se enmarcan en una estrategia educativa clara, precisa, coherente, planificada. En consecuencia, tanto a la hora de planificar como a la hora de evaluar una actividad de aprendizaje en línea, los criterios que deben, o deberían primar, son, antes que nada, educativos.

¿Y qué tienen que ver las actitudes?. Pues mucho, ya que pueden visibilizar el éxito o el fracaso del aprendizaje en línea (aunque en la educación presencial también lo vivimos). Entre estas cabe destacar:

  •  Motivación: Debe estar plenamente convencido de “querer hacerlo”, de manera tal que, aún cuando se sienta cansado o sin ganas para seguir adelante, piense en sus prioridades y pueda “recargar baterías” para continuar y cumplir los requisitos de la materia en cuestión.
  •  Autogestión: Debe ser capaz, por voluntad propia, de organizar y distribuir su tiempo de modo que pueda cumplir con las actividades del curso, dado que no habrá nadie vigilándolo ni supervisando si lo haces o no, al menos no en un espacio de término, rígido. También debe tomar decisiones sobre el proceso de aprendizaje propio y hacerse de los recursos necesarios.
  •  La responsabilidad: es la característica más efectiva que permitirá ir cumpliendo adecuadamente las actividades de un curso a distancia o semi – presencial.

Líneas sobre una Pedagogía de la Virtualidad

En el reconocer que la cultura digital va más allá de las fronteras de las escuelas, está la posibilidad de enganchar prácticas educativas orientadas para la apropiación crítica de los recursos digitales para la formación continuada, o que incrementa la posibilidad de volver a escribir la historia en la esfera virtual puede ser revolucionaria.

Para ello, tal como lo señalan Orozco, M; Bercoechea, A y Romo, R. (2006) se requiere generar propuestas encaminadas a realizar proyectos educativos cuyo objetivo principal sea emprender procesos educativos transformadores a través de proyectos que lleven implícitos este tipo de pedagogía utilizando la virtualidad con un sentido de responsabilidad, pertenencia y sobre todo de identificación nacional y latinoamericana, lo que implicaría una  respuesta cónsona con el mandato expreso en en la LOE en su artículo número 3 al referir:

 La presente Ley establece como principios de la educación, la democracia participativa y protagónica, la responsabilidad social, la igualdad entre todos los ciudadanos y ciudadanas sin discriminaciones de ninguna índole, la formación para la independencia, la libertad y la emancipación, la valoración y defensa de la soberanía, la formación en una cultura para la paz, la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la práctica de la equidad y la inclusión; la sustentabilidad del desarrollo, el derecho a la igualdad de género, el fortalecimiento de la identidad nacional, la lealtad a la patria e integración latinoamericana y caribeña.

Por ello, la expresión “pedagogía de la virtualidad” Gómez, Margarita V. (2004), crítica y reflexiva, sintetiza un proceso interno de construcción, integrado a una acción externa de realización social de bien común, que expresa de diversas maneras lo más creativo y original que existe en la práctica docente y la búsqueda de la humanización de los hombres en la cibercultura.

 En el contexto de la planetarización educativa, al concederse una dimensión humana, técnica y ético-política a la red, se crea un ambiente que implica realizaciones y trayectorias de los educadores y educadoras de libre pensamiento. Por eso la creación de puentes entre TIC y Educación, es necesario el empleo de los dispositivos tecnológicos reconvertidos en pedagógicos por el uso específico, en donde el carácter educativo es logrado por la convivencia, por el uso y por la transformación que de ellos se puedan hacer. En esa convivencia se requiere la presencia de algunas dimensiones presentes en el planeamiento de los espacios virtuales que utilicemos para formar, dimensiones que se compenetran y se abren constituyendo la pedagogía en la esfera virtual,  en la que se distinguen:

1.- La dimensión filosófica: el concepto de educación como comunicación y diálogo sustenta conexiones y no contactos, pues dura en la permanencia-mudanza de las acciones y prácticas del educador, que al hacer se va rehaciendo.

2.- La dimensión ontológica:  lleva al hombre a operar los dispositivos pedagógicos en busca de la necesaria realización, y a reconocerse “más” en la práctica educativa, constitutiva de su ser real virtual.

3.- La dimensión antropológica: considera la territorialidad o dominio digital como lugar del hacer, es decir, los lugares fluctuantes del hacer, ser, estar y devenir del hombre en la red.

4.- La dimensión gnoseológica: remite al sujeto a nuevos espacios de poder relacionados con el saber y el conocimiento de la esfera virtual en una sociedad planetaria, que diseña la cultura y el conocimiento.

5.- La dimensión de la subjetividad: considera la manera por la cual el educador se relaciona y se encuentra consigo mismo y con el otro en la esfera digital-virtual.

6.- La dimensión político-pedagógica: considera la Internet como un apropiado dispositivo pedagógico planetario, no neutro, que nos hace enfrentar con cierta autonomía las construcciones teóricas y prácticas inéditas que vamos realizando con metodologías específicas.

7.- La dimensión ética y estética: remite a la reflexión sobre el diseño del conocimiento y sobre el estar en la red, sobre reeducar el acto de mirar, permitiendo pensar la práctica para los incluidos y, fundamentalmente, para los excluidos y los diferentes.

8.- La dimensión tecnológica: alerta para no moldear los cursos a un soporte tecnológico desconsiderando la comunidad participante, y para el trabajo a partir de una propuesta viable y sustentable.

9.- La dimensión rizomática: integra las multiplicidades de sujetos y dispositivos en la red educativa, resultados insólitos entre elementos que hasta podrían parecer diferentes y antagónicos.

Es necesario que las y los docentes con el apoyo de las tecnologías, enfaticen en que los procesos de aprendizaje y enseñanza en línea, deben estar orientados a la discusión científica, ética, ecológica, artística, política y tecnológica, integradas a un proyecto político-pedagógico flexible y abierto con la finalidad de desarrollar pensamientos libres y una actitud crítica frente a la construcción del conocimiento.

 Es necesario que no sólo prevalezcan el conocimiento científico sino que podamos integrar el conocimiento popular, pues ésta hibridación permite la reflexión crítica del contexto, algo muy necesario de posibilitar a las poblaciones latinoamericanas.

 Miremos una forma esquemática sobre la propuesta sobre Pedagogía de la Virtualidad:

Pedagogia de la Virtualidad

Conclusiones

Las TIC cada día potencian nuestra calidad de los procesos educativos, pues nos permiten superar además de las barreras de espacio y tiempo, construir una verdadera comunicación, con interacciones cada día más vívidas, conocer y construir a través de diversas fuentes de información, una participación activa en los procesos de construcción colectiva de conocimiento y la potenciación de los individuos gracias al desarrollo de las habilidades que esto implica.

 Vemos entonces que las TIC han permitido una mayor comunicación, gracias a los nuevos canales y vías de comunicación para superar las limitaciones de tiempo, personalidad, privacidad e intimidad presentes en la interacción cara a cara de los actores en el proceso educativo. En este sentido, tanto docentes como estudiantes han tenido la posibilidad de interactuar de diversas formas, dando paso a las IEU de extender sus programas.

Las instituciones ahora pueden tener un contacto directo y frecuente con los actores del proceso educativo gracias a las TIC, permitiendo mejorar la gestión de  éstas y las prácticas docentes, a través de la relación directa y en muchas ocasiones en tiempo real, con otras experiencias y propuestas metodológicas.

 Tanto estudiantes y educadores (as) tienen mayor acceso al conocimiento, realidades y experiencias, informaciones, noticias, eventos, investigaciones y desarrollos científicos y culturales. Al contar los estudiantes con más información y fuentes, se puede fortalecer el proceso de construcción de conocimiento y dedicar más tiempo al mismo, que a la parte mecánica de búsqueda de información, haciéndose un uso más provechoso del tiempo dedicado a las actividades educativas.

Las TIC permiten convertir el aprendizaje en una experiencia colectiva y participativa donde todos pueden realizar importantes aportes al proceso y aprender de los demás. Existen, incluso más oportunidades de participar activamente, consultando, opinando, proponiendo y contradiciendo en su propio tiempo y sin la presión proveniente por la competitividad que muchas veces implica el ambiente del aula.La esperanza puesta en el uso educativo de las TIC, nos permite considerar:

  1. Una mejor Gestión Institucional y Servicio
  2. Mayor transparencia de la gestión a través de más información suministrada abiertamente.
  3. Un mejor servicio a los padres, estudiantes y público en general a través de los distintos canales de comunicación, de información y de interacción.
  4. Automatización, agilización y eficiencia de procesos
  5. Trascender las barreras del tiempo y el espacio.
  6. Ver más allá de sus limitaciones físicas.
  7. Fomentar los intercambios de grupos con intereses comunes.
  8. Realizar investigaciones y trabajos conjuntos.

Franja

Reconocimientos

Autor: Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU) – Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU)

Tratamiento de mediación pedagógica del texto: OPSU – MPPEU / ProFE-  Vanessa Rivero y Yusmey Vasquez

Especialistas de Contenido: Dayana Carrillo (ULA) – Marianicer Figueroa, Vanessa A. Rivero y Yusmey Vásquez  (OPSU – MPPEU)

Montaje y Edición: Aula7 A.C. www.aula7.net

Licencia: Creative Commons License

TIC y Educación por Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU) – Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución- No Comercial- Compartir Igual 2.5 Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: